Vequa produce cultivos de hoja de alta calidad en escala a través de la técnica hidropónica del floating, abasteciendo a la cadena comercial argentina.

Ante la brecha creciente entre las fronteras de producción hortícolas y los grandes centros de consumo, un grupo de productores e interesados en invertir en tecnología en un sector caracterizado por la ausencia de la misma,  decide armar un plan de negocio para un invernadero que produzca en escala y de forma local, estando cerca de los centros de distribución de cadenas de retail y grandes tiendas.  

La startup lleva 2 años en el mercado y su equipo de trabajo consiste en una estructura de management compuesta por el Director Ejecutivo, un Director Productivo, uno de operaciones y otro Comercial, un Área de Soporte Administrativo, y una nomina de 12 operarios en planta.

Vequa comercializa en el mercado interno, a  través de cadenas de supermercados y un canal minorista compuesto por grandes tiendas, verdulerías boutique y deliveries.

Sus principales metas a futuro, están puestas en el foco de aumentar y responder a la demanda de verdura limpia y producida bajo buenas prácticas agrícolas y de forma amigable con el medio ambiente. Además, posicionar distintos cultivos de hoja en la góndola, haciendo uso al mismo tiempo del invernadero en un 100 %, logrando eficiencia operativa y buen manejo de los recursos. «Hay espacio para crecer en volumen de mercado, y lograr que el consumidor se enamore de la solución de consumir hojas verdes limpias y saludables, producidas de forma sustentable».

Los productos hidropónicos tienen los siguientes beneficios:

Calidad: excelente dosis nutricional de la planta. Eso le brinda más sabor, cuerpo y textura a las hojas, diferenciándolas del cultivo de campo.

Durabilidad: al venir con la raíz, los cultivos hidropónicos duran más que los tradicionales que carecen de raíz, llegando a durar frescos hasta 1 semana en heladera.

Limpieza: al producir de forma controlada y sin tierra, las hojas vienen sin tierra, y son libres de herbicidas ya que no hay necesidad de combatir las malezas. La aplicación de fitorsanitarios para que la planta venga sin insectos, se reduce al mínimo ya que se emplean de forma responsable, logrando inocuidad total para el consumo.

Buenas prácticas agrícolas: al utilizar de forma más eficiente los recursos, se utiliza un 80% menos de agua y un 75% menos de superficie si se compara la producción de Vequa con una producción vecina a campo con las mismas condiciones geográficas. Al producir de forma local, se reduce la huella de carbono por transporte y aumenta la frescura del producto.

La hidroponia se consolida como una opción sustentable para producir y hay nuevos comportamientos en el consumidor para optar por una forma de producir más amigable con el medio ambiente, innovadora y responsable, al haber una empresa atrás de la producción que garantiza la inocuidad alimentaria y la trazabilidad segura del producto.

Agregar un comentario